Venezuela y Colombia: Administrar las diferencias. Profundizar la integración. (por Iván Leal)

Las relaciones de vecindad entre los países están caracterizadas por mantener una dinámica muy diferente a la que puede tejerse entre éstos frente a terceros. El carácter fronterizo, ciertamente, trae consigo todo un abanico de situaciones de índole particular, así como retos y oportunidades comunes. Dependerá del enfoque con que se asuman las tareas la consecución y resolución o no de las mismas.

En este contexto, el año 2009 está lleno de grandes oportunidades para profundizar una relación entrelazada en todos los ámbitos, en la cual lo social, lo cultural, lo económico, lo político y lo histórico se conjugan para dar matices únicos a la relación colombo-venezolana.

De esta manera, es necesario resaltar que en los últimos dos años se han mostrado las potencialidades y amenazas de la relación binacional, observándose durante el último lustro un importante incremento en los niveles de intercambio comercial, impulsado por las importaciones provenientes de Colombia. Del mismo modo, en el plano político, se han experimentado acercamientos y distanciamientos según la dinámica que ha impuesto el momento político.

En efecto, desde que el presidente Uribe terminara, hacia el fin del año 2007, con la mediación del presidente Hugo Chávez en la búsqueda de un Acuerdo Humanitario que permitiera devolver la libertad a los prisioneros y secuestrados en poder de las F.A.R.C., la relación entre ambos gobiernos comenzó un proceso gradual de deterioro, que si bien se había logrado revertir luego de sostener varias reuniones de alto nivel, aún no se ha logrado restaurar la confianza mutua necesaria para devolver el dinamismo mostrado en cada uno de las dimensiones de la relación.

No obstante las desavenencias, el intercambio comercial apenas ha mostrado un ligero descenso superior al 10% al cerrar el primer semestre del año, con relación al mismo período del 2008, manteniéndose, prácticamente, inalteradas las compras venezolanas al país neogranadino, pero mostrando una severa caída de nuestras exportaciones al mismo país.

En la dimensión comercial de la relación, los controles cambiarios y de precios han sido un factor de importancia para obtener los resultados mencionados. Éstos han favorecido las importaciones en detrimento de la oferta exportable venezolana, hecho que, aunado a un escenario de escasez de divisas, sumado a los bajos precios del petróleo y el cumplimiento de la cuota de producción acordada en el seno de la OPEP, se traducirá en una reducción del comercio con respecto al año 2008. Sin embargo, considerando el comportamiento del primer semestre, será similar al volumen registrado en el año 2007, con una proporción en los términos de intercambio de 9 a 1.

En este orden de ideas y considerando el contexto actual de las relaciones, es previsible anticipar nuevos conflictos en el ámbito diplomático, que podrían afectar la relación comercial, de manera tal que sólo puede formularse una vieja conseja: prudencia, calma y cordura.

Iván Leal es Licenciado en Estudios Internacionales egresado de la UCV, diplomado en relaciones colombo-venezolanas, miembro de la Comisión de Asuntos Internacionales de FEDECAMARAS y de la Comisión de Asuntos Internacionales de CONSECOMERCIO. Actualmente  desempeña la Coordinación de Comercio Exterior de la Cámara de Integración Económica Venezolano-Colombiana.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: